Alcatraz

 Solo alguien que conoce a fondo al público de televisión que gusta de sentarse y dejarse llevar por el misterio es capaz de atreverse y aventurarse en una nueva serie. Esa persona es JJ Abrams quien tiene en su curriculum haber participado en la producción de otras series probadas y comprobadas como exitosas no solo en Estados Unidos sino en todos los países donde se han trasmitido. Super 8, Fringe y Lost.
Basta con decir que su estreno en el país de origen, arraso con las expectativas solo 10 millones de telespectadores la siguieron en el piloto de trasmisión. De hecho figura como la estrella de las series en los últimos tres años de Warner Channel.

Abrams y Lost capturaron un promedio de 11 millones de televidentes en sus seis temporadas, ahora con Alcatraz. Aunque Warner Channel se caracteriza por trasmitir comedias ahora le apuesta a esta serie. Con un rating de 3.3 arranco Alcatraz en Estados Unidos y Latinoamérica también poco a poco va despuntando, en España ni se diga.

La serie se filma en Vancouber, Canadá, donde todavía no se sabe cuantas temporadas habrá la mayoría de las criticas han sido favorables, las cuales resaltan la lógica interna e imprime un sello propio al genero en donde el tiempo simplemente no para.

Un poco de historia antes de contar la historia de la serie, resulta que en marzo de 1963 la cárcel de Alcatraz situada en una isla de las costas de San Francisco cerro sus puertas, tras la decisión tomada por el Fiscal General Robert F. Kennedy ya que era muy alto en dólares el mantenerla en relación a otras, de casi 10 dólares por preso. A diferencia de tres dólares por reo en la de Atlanta. Y de la que por cierto corría la leyenda nadie se podía escapar.

JJ Abrams cuenta ahora una historia con acertijos, secretos y lo que mejor le atrae a la gente las trampas. Inicia el primer capitulo en 1963 cuando algunos guardias llegan desde el puerto a cambiar de turno y encuentran que ya no hay nadie. Los 302 ocupantes se desvanecieron. Ese misterio se traslada hasta esta época cuando en la misma ciudad la detective Madsen investiga un crimen donde descubre en la escena las huellas digitales de uno de los celebres prisioneros que hace 30 años desaparecieron en la cárcel de Alcatraz.