Biografías

Índice por Letras

Buscador

Reproducir

Índice General

 

Bartolomé Esteban Murillo, encuentra biografías de cantantes, actores, actrices, deportistas, famosos, filósofos, personajes históricos, escritores, personalidades mundialmente reconocidas, y toda la información acerca de su vida. Información, datos, vida y obra en la Biografía de Bartolomé Esteban Murillo.



A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z

Biografía de Bartolomé Esteban Murillo

Fue quizá el pintor que mejor definió el Barroco español. El periodo de máxima actividad de Murillo se inició en el año 1665 con el encargo de los lienzos para Santa María la Blanca, con lo que consiguió aumentar su fama y recibir un amplio número de trabajos. Falleció, mientras trabajaba en una de sus obras, a consecuencia de una caída desde un andamio.

Su carrera

Nació en el año 1617, en Sevilla, en el seno de una familia de catorce hermanos, siendo él el más pequeño. Sus padres se llamaban Gaspar Esteban y María Pérez, pero Murillo adoptó el segundo apellido de su madre, con el cual se dio a conocer. Su padre se murió cuando él tenía nueve años y su madre apenas seis meses después. Una de sus hermanas mayores, Ana, se hizo cargo de él y le permitió frecuentar el taller de un pariente pintor, Juan del Castillo.

Bartolomé Esteban Murillo fue quizá el pintor que mejor definió el Barroco español. En 1630 ya trabajaba como pintor independiente en Sevilla y en 1645 recibió su primer encargo importante, una serie de lienzos destinados al claustro de San Francisco el Grande; la serie se compuso de trece cuadros, que incluyeron "La cocina de los ángeles", la obra más celebrada del conjunto por la minuciosidad y el realismo con que estaban tratados los objetos cotidianos.

El éxito de esta realización le aseguró trabajo y prestigio, de modo que vivió holgadamente y pudo mantener sin dificultades a los nueve hijos que tuvo con Beatriz Cabrera, con quien se casó en 1645, cuando tenía 27 años.

Después de pintar dos grandes lienzos para la catedral de Sevilla, se empezó a especializar en los dos temas iconográficos que mejor caracterizaron su personalidad artística: la Virgen con el Niño y la Inmaculada Concepción, de los que realizó multitud de versiones.

En 1658 se trasladó a Madrid donde conoció a Velázquez, quien lo puso en contacto con la pintura flamenca y veneciana. Luego, en 1660, intervino en la fundación de la Academia de Pintura, cuya dirección compartió con Herrera el Mozo. La presidencia de la Academia la abandonó en 1663, y fue sustituido por Juan de Valdés Leal. Fue precisamente en ese año que Murillo quedó viudo, al fallecer su esposa como consecuencia del último parto.

El periodo de máxima actividad de Murillo se inició en el año 1665 con el encargo de los lienzos para Santa María la Blanca -el Sueño del Patricio y el Patricio relatando su sueño al papa Liberio-, con lo que consiguió aumentar su fama y recibir un amplio número de trabajos: las pinturas del retablo mayor y las capillas laterales de la iglesia de los capuchinos de Sevilla y las pinturas de la Sala Capitular de la catedral sevillana. Ese mismo año Murillo ingresó en la Cofradía de la Santa Caridad, lo que le permitió realizar uno de sus trabajos más interesantes: la decoración del templo del Hospital de la Caridad de Sevilla (cuadros sobre las obras de misericordia), encargo realizado por Miguel de Mañara, un gran amigo del artista.

Murillo se destacó también como creador de tipos femeninos e infantiles, pasó de la inocencia de "La muchacha con flores" al realismo directo de los niños de la calle, mendigos, que constituyeron un maravilloso estudio de la vida popular. Después de una serie dedicada a la Parábola del hijo pródigo, se le encomendó la decoración de la iglesia del convento de los capuchinos de Cádiz, de la que sólo concluyó los "Desposorios de santa Catalina", ya que falleció, mientras trabajaba en ella, a consecuencia de una caída desde un andamio.

Su muerte fue el 3 de abril de 1682. En su testamento, que no llegó a terminar, pidió que fuera enterrado en la parroquia de Santa Cruz. Cumplieron con su pedido, pero este templo fue destruido por las tropas francesas en 1811.

Características de su obra

Los dos elementos claves en la obra de Murillo fueron la luz y el color. En sus primeros trabajos empleó una luz uniforme, sin recurrir a los contrastes. Pero este estilo cambió en la década de 1640 cuando estaba trabajando en el claustro de San Francisco. En él se podía apreciar un marcado acento tenebrista, muy influenciado por Zurbarán y Ribera. Este estilo se mantuvo hasta 1655, momento en que Murillo asimiló la manera de trabajar de Herrera el Mozo, con sus transparencias y juegos de contraluces, tomados de Van Dyck, Rubens y la escuela veneciana. Otra de las características de este nuevo estilo fue el uso de sutiles gradaciones lumínicas con las que consiguió crear una sensacional perspectiva aérea, acompañada de la utilización de tonalidades transparentes y efectos luminosos radiantes.

Las obras de Murillo alcanzaron gran popularidad, y durante el Romanticismo se hicieron numerosas copias, que fueron vendidas como auténticos "Murillos" a los extranjeros que visitaban España.

 



No dejes de Visitar:
Tetris - Pacman - Space Invaders - Elena Anaya - Juegos Infantiles - Juegos Clasicos - Antivirus - Femenino - Cirugía Estética - Frases Celebres - Maria Valverde - Jamon Ibérico - Penelope Cruz - apuestas deportivas
 

Este es un web del Grupo Publispain © Inversiones Foley SA. San José. Costa Rica.