Chistes de CHISTES-MALOS . El mejor humor y chistes de CHISTES-MALOS en nuestra web repleta de chistes y sentido del humor.


  Chistes de Pepito y Jaimito
  Chistes Malos
  Parecidos y Diferencias
  Cómo se dice ...
  No es lo mismo
  Que le dijo ...
  Chistes de Colmos
  Mamá mamá
  Chistes de Borrachos
  Doctor Doctor
  Chistes Feministas

Añadenos a Favoritos



Chistes de CHISTES-MALOS


Había una vez un tipo que tenía tan mala suerte, que montó un circo y le crecieron los enanos.

Había una vez una señora tan gorda, tan gorda, pero tan gorda, que su ángel de la guarda tenía que dormir en otro cuarto.

Había una vez un hombre tan tacaño, pero tan tacaño, que cuando veía la misa los domingos por la televisión, la apagaba cuando llegaba la parte de las ofrendas.

Había una vez un hombre tan viejo, pero tan viejo que vio el arcoiris en blanco y negro.

Había una vez un señor tan flojo, tan flojo, que soñó que estaba trabajando y amaneció cansado.

Había una vez un hombre tan pequeño, tan pequeño, que en vez de viajar en metro, viajaba en centímetro.

Había una vez un ratero, tan, pero tan tonto que cuando robaba una tienda, se llevaba los maniquíes para no dejar testigos.

Había una vez un hombre, tan feo, tan feo, que lo contrataron para quitar el hipo.

Había una vez un hombre tan pequeño que se subió encima de una canica y dijo: ¡El mundo es mío!

Había una vez un chico tan tonto, pero tan tonto, que un día se quedó encerrado en un supermercado y se murió de hambre.

Había una mujer tan, tan gorda, que para darle el abrazo de año nuevo tenían que empezar desde septiembre.

Había una vez una ciudad tan seca, pero tan seca, que las vacas daban leche en polvo.

Había una vez un perro tan inteligente, tan inteligente, que cuando le gritaban: !Ataque!, el perro se tiraba al piso y le daban convulsiones.

Había una vez un hombre tan, pero tan optimista, que cuando le dio un infarto dijo que era una corazonada.

Había una vez una pareja bailando en una fiesta, cuando de repente a la mujer se le escapa un peito. Muerta de vergüenza le dice al caballero: ¡Perdóneme gentil hombre, pero que esto quede entre nosotros! -Pero el hombre agitando las manos dijo: -¡NO, QUE CIRCULE, QUE CIRCULE!

Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la balanza decía: Continuará...

Había un hombre tan feo, pero tan feo, que cuando picaba cebolla hacía llorar a la cebolla.

Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se caía de la cama, se caía de los dos lados.

Había una vez una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se ponía tacones sacaba petróleo.

Había una vez un hombre tan flaco, pero tan flaco, que limpiaba mangueras por dentro.
Página Anterior 1 2 3 4 | Siguiente Página

Webs recomendados
Este es un web de Publispain © Inversiones Foley - San José - Costa Rica.
Alguna de las imágenes y archivos han podido ser recopiladas por la web si alguna tiene copyright rogamos nos lo comunique y será retirada.
CONTACTO