FERNANDO TORRES EN ALEMANIA 2006

Fernando Torres en el Mundial de Alemania 2006, todo lo relacionado con la clasificación de España en el Mundial, su aporte, y como vivió Fernando Torres el Mundial de Alemania 2006.

La espina de Bruselas
Noviembre 2005: Ayudar a España a llegar al Mundial de Alemania era para mí más que un deseo. Se trataba de una obligación, además de, en el aspecto personal, cumplir un sueño. El ser máximo goleador español de la Liga me ayudó a que Luis Aragonés confiara en mí para jugar la fase de clasificación con la Selección absoluta. No es fácil describirlo, pero cada vez que escuchaba el himno abrazado a mis compañeros sentía que detrás de nosotros contábamos con el respaldo y aliento de una afición a la que no podíamos fallar. Existía un único objetivo: estar sí o sí en Alemania.

En el grupo de clasificación no nos fue bien. Algunos empates hicieron que llegáramos a los últimos partidos sin tener la clasificación asegurada. La selección serbia mantuvo durante toda la fase previa un alto nivel competitivo. La recibimos en el Calderón: saltar al campo ante mi afición y con la camiseta de España ha sido uno de los momentos más emocionantes de mi carrera deportiva. No conseguimos pasar del empate, y viajamos a Bélgica con todo en el aire. En Bruselas conseguí anotar dos goles en el momento más necesario, gracias a dos precisos centros de José Antonio Reyes... como en los 'viejos tiempos' de las categorías inferiores. Lo que descubrí es que inmediatamente me di cuenta de que algo había cambiado: empezaba una nueva etapa para mí en la Selección. Fue como sacarse una espina. Era cerrar un ciclo para abrir otro pleno de esperanza.

En la repesca superamos a Eslovaquia sin problemas y tocamos por fin el objetivo, ¡¡Al Mundial!! A pesar de acabar la fase como máximo goleador del equipo pronto comprendí que aún debo mejorar, y que sólo con trabajo también podré ir a Alemania y hacer realidad mi gran sueño: jugar un Mundial.

http://i.eurosport.es/2006/06/07/285685-1154340-458-238.jpg

 

Mi primer gran reto, superado:
Junio 2006:  Llevaba toda mi vida luchando por un sueño, jugar con los más grandes del mundo, y por fin lo tenía ahí, al alcance de mi mano: ¡iba a jugar el Mundial de Alemania! Al llegar, todo lo que me rodeaba olía a Fútbol, pero lo que más me sorprendió fue ver tantas camisetas rojas animándonos fuera de España. Ni siquiera en la Eurocopa de Portugal vi tanto apoyo por parte de los nuestros. Todo apuntaba a que podía ser el Mundial de España: en la selección teníamos jugadores de gran calidad, pero sobre todo formamos un grupo sólido, fuerte y joven. Luis Aragonés confió en mi para el once titular y sentí la obligación de dar el máximo. Aspirábamos a todo.

En la primera fase las cosas fueron muy bien. Logramos ganar todos los partidos con buen juego y goles. Muchos nos señalaban como favoritos, y en el plano personal todo salió perfecto: marqué tres tantos y me situé como ¡máximo goleador del campeonato al acabar la segunda jornada! En octavos de final nos enfrentamos a un rival de entidad, Francia, una selección con jugadores que ya sabían lo que es ganar un Mundial, de mucha calidad y, sobre todo, con mucha experiencia. Partimos como favoritos y creo que esta condición nos perjudicó. Francia había realizado una floja primera fase -concluyó segunda de grupo- y salió sin la presión del que está obligado a ganar.

El partido arrancó bien. Nos pusimos por delante en el marcador, pero no supimos administrar la ventaja. El gol de Ribery marcó el choque. Lo consiguió a tres minutos del descanso y cambió el desarrollo del segundo tiempo. La segunda mitad no fue buena. No estuvimos acertados. En fin, una gran decepción porque se rompieron de cuajo todas nuestras ilusiones.

Personalmente ha sido un buen Mundial. Me ha servido para medirme en una gran cita, aunque colectivamente nos marchamos con el mal sabor de boca de saber que se nos escapó una buena oportunidad de haber llegado lejos en Alemania.

WEBS RECOMENDADAS

Página albergada en publispain.com