Frases Célebres

   





Frases Célebres: Frases de Muerte

 



Frases de Muerte, encuentra la mayor colección de frases, refranes, proverbios, y dichos, separados en categorías. Encuentra frases sobre felicidad, amor, amistad, filosofía, guerra y Frases de Muerte.
 

A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.

¿Quién no sabe que en México seguimos al pie de la letra el precepto bíblico de alabar a los muertos? A los vivos los elogiamos cuando pueden darnos algo.

La muerte sólo tiene importancia en la medida en que nos hace reflexionar sobre el valor de la vida.

La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.

En caso de vida o muerte se debe estar con el más prójimo.

La muerte para los jóvenes es naufragio y para los viejos es llegar a puerto.

Nuestra naturaleza está en movimiento. El reposo absoluto es la muerte.

Es más fácil soportar la muerte sin pensar en ella, que soportar el pensamiento de la muerte.

La muerte llama, uno a uno, a todos los hombres y a las mujeres todas, sin olvidarse de uno solo -¡Dios, qué fatal memoria!-, y los que por ahora vamos librando, saltando de bache en bache como mariposas o gacelas, jamás llegamos a creer que fuera con nosotros, algún día, su cruel designio.

La muerte es dulce; pero su antesala, cruel.

La muerte es una amarga pirueta de la que no guardan recuerdo los muertos, sino los vivos.

La muerte es algo tan tremendamente airado, que sólo la desnudez, la elemental desnudez, puede escindirla del ridículo.

El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar.

La muerte puede consistir en ir perdiendo la costumbre de vivir.

Algo hay tan evidente como la muerte y es la vida.

Sin no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?.

A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita una copa.

La muerte tiene una sola cosa agradable: las viudas.

La fuente de todas las miserias para el hombre no es la muerte, sino el miedo a la muerte.

La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.

La muerte sólo será triste para los que no han pensado en ella.

Una muerte bella honra toda la vida.

Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos.

Ni el sol, ni la muerte pueden mirarse fijamente.

La satisfacción es la muerte.

Cuando muera quiero que me incineren y que el diez por ciento de mis cenizas sean vertidas sobre mi empresario.

El día de tu muerte sucederá que lo que tú posees en este mundo pasará a manos de otra persona. Pero lo que tú eres será tuyo por siempre.

Muerte es todo lo que vemos despiertos; sueño lo que vemos dormidos.

Estoy de acuerdo en que las sociedades decreten abolir la pena de muerte; pero que empiecen por abolirla los asesinos.

La muerte no llega más que una vez, pero se hace sentir en todos los momentos de la vida.

La muerte es el remedio de todos los males; pero no debemos echar mano de éste hasta última hora.

Es muy dulce ver llegar la muerte mecido por las plegarias de un hijo.

La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque yo formo parte de la humanidad; por tanto nunca mandes a nadie a preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

Es la muerte la falta de instrumentos del alma por los cuales se prolonga la vida.

La muerte no es más que un cambio de misión.

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse.

Muy sentida es la muerte cuando el padre queda vivo.

No os espante la muerte; o extermina o transforma vuestra existencia.

Incierto es el lugar en donde la muerte te espera; espérala, pues, en todo lugar.

¿Por qué no salir de esta vida como sale de un banquete el convidado harto?.

La muerte no es más que un sueño y un olvido.

La perfección es muerte; la imperfección es el arte.

Siempre son los demás los que se mueren.

La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos.

Ni temas ni desees la muerte.

La muerte es el comienzo de la inmortalidad.

La muerte no os concierne ni vivo ni muerto: vivo, porque sois; muerto porque ya no sois.

Al palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales.

Cuando no se teme a la muerte, se la hace penetrar en las filas enemigas.

La muerte es un ensueño sin ensueños.

La indiferencia del mexicano ante la muerte se nutre de su indiferencia ante la vida.

La muerte siempre es temprana y no perdona a ninguno.

Cada instante de la vida es un paso hacia la muerte.

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos.

Cuando la muerte se precipita sobre el hombre, la parte mortal se extingue; pero el principio inmortal se retira y se aleja sano y salvo.

La mejor tumba es la más sencilla.

Duerme con el pensamiento de la muerte y levántate con el pensamiento de que la vida es corta.

Las tumbas se abren a cada instante y se cierran para siempre.

La pálida muerte lo mismo llama a las cabañas de los humildes que a las torres de los reyes.

Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida, la muerte canta noche y día su canción sin fin.

El muerto al hoyo y el vivo al bollo.

La muerte es más dura asumirla que padecerla.

La muerte es el menor de todos los males.

No basta con pensar en la muerte, sino que se debe tenerla siempre delante. Entonces la vida se hace más solemne, más importante, más fecunda y alegre.

La pena de muerte es signo peculiar de la barbarie.

No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda.

Sigo preguntándome si hay vida después de la muerte. Y si la hay, ¿Le cambiarán a uno un billete de veinte pavos?.


 

1999 - 2011 Grupo Publispain - Apuestas deportivas - Anuncios - Nuevas Tecnologias