Variante de la Doma

La mujer también puede "domar" a su potro colocándose de espaldas a él y marcando el ritmo apoyando sus pies en el piso. El, a su vez, puede tocar sus pechos, besar su cuello y tirar del cabello de su compañera mientras ella se mueve. El ángulo de visión que ofrece esta variante es uno de los más excitantes para el hombre, ya que permite ver en primer plano cada embestida que realiza su compañera

Más Posturas

OTROS ARTICULOS DISPONIBLES
Pildora Abortiva
El Punto G
El Arte del Taoismo
Estimula su cerebro bajo las sabanas
¿Qué hacer con los superveloces?
¿Dónde está el punto G?
Los Hombres también tienen punto G
Las mujeres , ¿fingimos el orgasmo?
Hasta que punto es importante el sexo en una relación

 

Grupo Publispain - Sexologia