Nostradamus

 

Biografía

Comienzos Proféticos

Nostradamus, el Médico

Primeras Profecías

Profecías a Napoleón

¿Que son las Centurias?

Profecías a Inventos

Testamento

Homenaje


Grandes Profecías

- Asesinato del Papa

- Holocausto nuclear

- Tiempos de paz

- Todas las naciones caerán

- El triunfo de la Gran Verdad


Profecías del Siglo XX

- Guerra y Paz (1917 hasta 1945) - Parte 1

- Guerra y Paz (1917 hasta 1945) - Parte 2

- Conflictos de Oriente Medio


Profecías del 3er Milenio

- "La Cuarteta Fatídica"

- "La Tierra Amenazada y la Falsa Paz"

- "El Hercólubus"

- "Los Tiempos Finales"

- "El Futuro de España"

- "Lo Mas Urgente"


Centurias


 

Nostradamus: Profecías de Guerra y Paz (Guerras, Revoluciones, etc.) de Nostradamus.
 

Profecías de Guerra y Paz de Nostradamus, todas las profecías que corresponden al Siglo XX, guerras, Francia, España, Guerra Mundiales. Profecías de Guerra y Paz de Nostradamus.

 
 

Cuando el malvado hocero, es decir Saturno, que es símbolo de la perversidad y se identifica con la hoz, habrá llevado a cabo dos revoluciones, la francesa y la rusa, cambiarán, como consecuencia, tiempos y naciones. Aparecerá entonces otro partido revolucionario cuyo símbolo será la señal movible (la cruz gamada) y, sustituyendo al comunista, será semejante a él en sus objetivos y en sus métodos: la opresión y la muerte para cuantos a él se opongan.

La cuarteta cuarenta y siete de la I Centuria se refiere a la Sociedad de las Naciones. Dice:

Del lago Leman los discursos enojarán
Los días serán reducidos a semanas,
Luego meses, luego años, luego todos desfallecerán,
Los Magistrados serán condenados por leyes vanas.

La cuarteta es un juicio nada halagüeño y más bien severo de la labor llevada a cabo por los ministros reunidos en Ginebra, como representantes de las naciones del mundo: los discursos que se pronunciarán a orillas del lago Leman, dice, cansarán a todos y serán causa de desunión y de fastidio; los días serán como semanas, después como meses, como años; todos abandonarán la lucha y al final las propias leyes que, por falta de un espíritu superior, se convertirán en letra muerta, condenarán a los mismos magistrados que las elaboraron.

La cuarteta sexta de la V Centuria es una clara referencia a la proclamación de Víctor Manuel III como emperador:

Al Rey augur la mano imponer sobre el jefe,
Vendrá a rogar por la paz itálica:
A la mano izquierda cambiará el cetro,
De Rey llegará a ser Emperador pacífico.

Es asimismo muy importante el anuncio en la cuarteta ochenta y nueve de la II Centuria, de dos personajes destinados a gobernar Europa totalitariamente. La transcribimos para nuestros lectores:

Un día se repartirán el mundo los dos grandes maestros,
Su gran poder se verá aumentado:
La tierra nueva estará en sus poderosas, manos,
Los días del sanguinario están contados.


Dos grandes maestros subirán al poder del Estado, es decir, serán coronados de autoridad, como se hace con una pieza en el juego de damas; su influencia política aumentará considerablemente.
Es clara la alusión a Hitler y Mussolini, maestros de escuela ambos mientras que la Tierra Nueva, América del Norte, alarmada ante el predominio de los dos jefes sobre el resto de Europa y de la peligrosa extensión de sus doctrinas, vigilarán el número siempre creciente de sus adeptos y seguidores.

Sigamos viendo el desarrollo de los sucesos bélicos de los años 1941 1945, a través de una serie de cuartetas que vaticinan los principales hechos (Centuria III, cuarteta LXXI; Centuria II, cuarteta V; Centuria IV, cuarteta LXVIII).

Algunos versos no necesitan explicación por su claridad. Cuando los habitantes de las islas, después de un largo asedio, hayan recobrado fuerza y vigor, los sitiadores de fuera serán derrotados, y sufrirán de nuevo y más que nunca.

En cuanto a las tentativas de negociar la paz, recordemos que en mayo de 1941 Rudolf Hess, enviado especial de Hitler, partió en avión para Inglaterra con el encargo de entablar negociaciones de Paz y lograr posiblemente una alianza contra la Rusia Soviética. Con el mismo fin, parece que también había comunicación apistolar secreta entre diplomáticos italianos y japoneses con los aliados; tentativas que no dieron resultado positivo, por lo cual, como dice el vidente, «muchos desearán parlamentar con los grandes señores que llevaron la guerra a sus hogares, pero nadie absolutamente querrá oírlos. ¡Ay, si Dios no envía paz a la Tierra!». En esta exclamación parece encerrarse todo el horror de quien, con cuatro siglos de antelación sobre la realidad de los hechos, veía la espantosa carnicería que iba a seguir a estos vanos esfuerzos de paz entre los hombres.

El dolor por las desventuras que van a caer sobre la humanidad es nuevamente vaticinado por los versos en los que Nostradamus dice que nunca se vio una tal alianza y amistad entre lobos que correrán famélicos a arremeter y despedazar la codiciada presa.
Y hace una clara alusión aquí a la guerra que se endurecerá más y más, empleando armas especiales y nuevos inventos cada vez más perfectos para lograr la victoria sobre Ios respecuvos adversarios. En pleno siglo XVI era de todo punto imposible imaginar un «pez de hierro»; frase en la que podemos ver una imagen de los submarinos, cuya torrecilla se abrey se cierra como se abría en la época de Nostradamus una carta cerrada con un sello lacre.

En el año en que los habitantes de Saturno (o sea, las naciones más ricas), y los de Marte (que podemos identificar con las naciones belicistas) se habrán enzarzado en una terrible guerra y estará el mundo encendido en furia devastadora, el aire estará entonces seco (y de hecho el verano de 1944 fue particularmente duro para los pueblos envueltos en la contienda) y se emplearán fuegos secretos, es decir, armas desconocidas, a propulsión especial, que describirán una larga trayectoria y provocarán incendios, especialmente en una gran ciudad. Vemos en todo ello el devastador incendio de Londres, provocado por los alemanes con sus famosas V1 y V2, las terribles armas que destruyeron la capital inglesa, dando lugar a grandes torbellinos y desplazamientos de aire (viento) a incendios (calor).

Un año después, en 1945, un año más distante todavía de Venus que significa más alejado del bienestar y del amor entre los pueblos los dos grandes de África y de Asia que no pueden ser otros que Inglaterra (que poseía grandes colonias en África) y Rusia, invadirán todos los territorios comprendidos entre el Rhin y el Danubio, como asimismo las tierras comprendidas entre Malta y la Liguria. Las gentes, al principio, aplaudirán y enaltecerán la hazaña, pero luego habrá dolores, lutos y lágrimas, primero en Malta y después en toda Italia.
Además, el jefe supremo de los sitiados (la suerte se ha trocado y la situación, cada día peor, ha convertido a los sitiadores en sitiados) es el dictador alemán; y contra él y su loco proyecto de lucha a ultranza se ha tramado una conjuración que, sin llegar a conseguir plenamente su objetivo, ha sembrado el pánico entre los altos mandos alemanes, fieles al Führer.

Finalmente, el cuadro conclusivo de la retirada germánica en Francia: las fuerzas anglo americanas, después de haber desembarcado en las costas francesas y de haber ocupado la famosa empalizada atlántica y toda la Bretaña, se dividieron en tres columnas y se dirigieron hacia el corazón de Francia, hacia las fronteras de Bélgica y de Alemania y hacia Italia.

Al mismo tiempo, otras tropas desembarcaban en Marsella con el claro objetivo de encerrar entre dos fuegos a las fuerzas alemanas, completamente dislocadas, y deshechas en el Sur de Francia. Los alemanes abandonaron Marsella (y a los soldados germanos les sustituyeron inmediatamente los aliados) y se dirigieron a marchas forzadas, en precipitada fuga, hacia Lyon, donde se encontraron con los ejércitos que procedían del Norte (Bordelés y Alto Garona).

En esta trágica retirada, ciudades como Toulouse y Narbona sufrieron gravísimas pérdidas, y los mismos alemanes perdieron, entre muertos y prisioneros, casi un millón de hombres.
Siguen otras cuartetas de extraordinaria importancia, porque contienen la descripción de los hechos que determinaron la caída del fascismo, la lucha de los partisanos y los sucesos que acontecieron después.

En esta época a situación de la guerra en Italia era tal como la describe Nostradamus: desembarcos de los aliados en Sicilia que habían determinado la fuga y el abandono de las zonas costeras de la isla por parte de la población para dirigirse al interior y hacia el continente; desembarcos en Córcega, Cerdeña, Napoles y Salerno con ocupación de toda la Italia meridional, en tanto que la población huía en gran parte hacia el norte; gran carestía de alimentos y hambre en todas estas localidades, agravada por una epidemia de tifus (peste) y por las inevitables tragedias ue siguen a una ocupación por parte qe una fuerza bárbara (no olvidemos que con los ingleses y americanos había también marroquíes y tropas de color), sin olvidar os efectos derivados de la falta de higiene.

Un nieto ocupará el trono por la decisión de dos cosas bastardas; será él quien doble la enseña del fascio lictorio a causa de las envenenadas saetas disparadas contra el mismo fascio. Éstos son, en resumen, los acontecimientos que determinaron la caída del gobierno de Mussolini el 25 de julio de 1943. En cuanto al nieto, Víctor Manuel III, que subió al trono en 1900 cuando el anarquista Bresci (de origen desconocido) mató a Humberto I, a él, dice Nostradamus, corresponderá la misión de derribar al fascismo. Seguiría aquí, seguramente, la cuarteta ochenta y tres de la VII Centuria, de la que hablan muchos intérpretes y comentaristas, pero se ha perdido el texto original.

Decía que en una noche de aire cálido, en Consejo, sería atacado sin armas; y que habría, algún tiempo después, otras lágrimas y otros lamentos, al trocarse el epitalamio.
Y pasemos ya a los últimos días de la guerra en Italia.
La descripción de los hechos empieza en la Centuria VIII, cuarteta sesenta y cuatro:

En las islas los niños serán transportados,
Los dos de siete caerán en desesperación:
Los del continente serán soportados,
Nombre de pala, conquistados por las ligas abandonada toda esperanza.


Se recordará muy bien que cuando comenzaron sobre Inglaterra los bombardeos masivos con las nuevas armas germanas (que tenían como objetivo especial Londres y las regiones meridionales de la isla), se deadió poner a salvo al mayor número posible de niños.

Los dos de los siete no son otros que Alemania y Japón, habida cuenta de que las naciones beligerantes en aquel entonces eran exactamente siete: Japón, Alemania, Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Rusia a Italia. Ésta se había pasado ya de campo y su nueva posición no le hacía temer grandes peligros; mientras tanto, sus antiguos aliados continuaban sufriendo los asaltos de la coalición. Los del continente son los alemanes, mientras que con «nombre de pala» el vidente pretende significar Ancona. La conquista de esta ciudad or parte de los anglo americanos al principio del año 1945 significó el principio de la derrota germánica, primero en Italia y luego en el resto de Europa, sin nin una esperanza de reacción por parte de los alemanes (Centuria VII, cuarteta XXVII).

Si añadimos a esta cuarteta otras dos, tendremos completo el cuadro de la marcha de las operaciones aliadas en Italia, durante el período 1944 1945 (Centuria II, cuarteta XVI y Centuria V, cuarteta XCIX).
Mientras que la ocupación de las islas y de la Italia meridional había tenido lugar con cierta facilidad y rapidez, la invasión de las demás regiones de la península había sido mucho más lenta; los aliados emplearon para completarla dieciocho meses.

Así, Nostradamus dice que la gran masa de la caballería, es decir, las tropas acorazadas, de los auto vehículos y de las fuerzas aéreas que procedentes de Sicilia habían llegado en muy breve tiempo hasta Vasto en los Abruzzos, tendrán que esforzarse mucho y fatigarse para alcanzar Ferrara, como si se viesen impedidos or una enorme cantidad de bagaje (y por bagaje puede asimismo entenderse, además de los muchos obstáculos interpuestos por la metódica y lenta retirada de los alemanes, el triste peso de las incontables pérdidas humanas). Pero llegado el ejército anglo americano a las proximidades de Ferrara, desaparecerán los obstáculos y podrán extenderse fácilmente por toda la Italia septentrional. Entonces, en aquella coyuntura, se celebrarán grandes fiestas en Turín por la inminente llegada de los libertadores. Y aquellos mismos que festejarán el acontecimiento darán caza a sus enemigos (alemanes y soldados de la República de Saló) y sacarán de la cárcel de la ciudad a los rehenes, que los mismos habían capturado, para fusilarlos.

Los ejércitos aliados, de los que formaban parte tropas de diversas nacionalidades, ocuparán Italia, y la liberación de este país será acogida con grandes festejos, a pesar de la espantosa hecatombe de vidas humanas que habrá costado.

Lombardía, Piamonte, Véneto, Emilia y Pulla (las ciudades ocupan aquí, en esta cuarteta, el lugar de las regiones) se contarán entre las más devastadas y destruidas por gentes célticas, es decir, por soldados ingleses y sus aliados de habla inglesa, y por una falange aguilada, es decir, por un ejército que tendrá un águila como especial símbolo distintivo (los germánicos tenían precisamente un águila como distintivo).

Todo esto acontecerá, dice el vidente, cuando Italia (significada por Roma, su capital) esté bajo la autoridad y el control de un anaano jefe británico, que podemos identificar con el almirante Stone, el cual dominó la situación hasta el final de la ocupación de Italia por los aliados.
Los hechos, también en este punto, confirman lo que predijo Nostradamus: el Rey de Italia perdería, a causa de la guerra, su corona y sus partidarios serían perseguidos y muertos cruelmente en los dolorosos sucesos de aquellos trágicos días.

Por tanto, los diferentes acontecimientos que jalonaron las dos guerras mundiales fueron predichos por Nostradamus con escalofriante exactitud.

<< Volver a Guerra y Paz (1917 hasta 1937) - Parte 1

 

Otros links que te podrían interesar

Pueblos y Ciudades - ADSL - Eva Longoria - Vanesa Romero - The Rock - Sudoku - Anuncios metropoli - Aceite de Oliva - Balnearios - Sexo en Nueva York - Kristen Dunst - Merche - Hoteles de España - Trucos Windows - Webmaster - Messenger Manía - Juego Total - Restaurantes Madrid

Las imágenes y archivos han podido ser recopiladas por la web si alguna tiene derechos de autor  rogamos nos lo comunique y será retirada.
Este website pertenece al Grupo Publispain