Pampita - Biografía - Noticias - Ficha Personal - Frases - Entrevista - Publicidad - Televisión -

Galería de Fotos - Videos - Avatares - Fondos de Escritorio

 
 
 
 

Pampita: Entrevista a Carolina Ardohain

 
 

Entrevista de Pampita, una completa entrevista para que conozcas todos acerca de los comienzos, la historia, sus pensamientos, su filosofía de vida y todo lo relacionado con el mundo de Pampita. Descubre quien es realmente en la Entrevista de Pampita.

 
 

 
 

Es realmente linda. Pasea sus curvas por el estudio de fotografía y el plantel masculino que trabaja en la producción contiene el aliento. Sonríe y aparece un brillo especial en su cara. Sus rasgos casi nativos acentúan una mirada fuerte e inquisidora por momentos. Pero cuando se encienden las luces y posa frente a la cámara es una verdadera explosión. Como si de su interior surgiera un ángel que la ilumina. Cuando se yergue, su figura parece crecer, a pesar de que no es muy alta, y su cuerpo impacta todavía más. Frente a una lente y a los flashes, Carolina "Pampita" Ardohain es una diosa. "A veces hasta yo misma me sorprendo cómo doy en las fotos. No quiero parecer agrandada, pero como me gusta tanto esto, estoy todo el tiempo tratando de mejorar. De chiquita ya era de posar, de mirarme en el espejo y disfrazarme. Me nacía hacer eso, siempre tuve un lado artístico desarrollado naturalmente", asegura la ex notera de El Rayo y modelo del staff de Pancho Dotto. “Me gustan las reuniones, soy divertida, me río todo el tiempo, me encanta la música, me bailo todo. También me fascina charlar con la gente. Llego a un lugar y, aunque no conozca al resto, rápidamente encuentro a alguien interesante con quien conversar. Nunca estoy incómoda en ningún lado”, explica.

-¿No le molesta que la encasillen como una chica sexy?
-No. Estuve haciendo campañas en Nueva York, donde realmente no les importa si sos sexy, conocida o si trabajás en un programa de televisión. Les interesa que des bien con su producto, que tengas una cara fuerte. Así que creo que está demostrado que no hace falta ser sexy. No les importa si soy Pampita.

-¿Se considera una mujer sensual?
-Sí, soy sexy. Pero no solo creo en lo físico sino en lo que transmite el espíritu y la energía. Puedo estar en musculosa y jeans y ser sensual, pero porque me estoy riendo todo el tiempo y tengo muy buena onda. Creo que eso también es sexy. No depende tanto del físico sino del brillo que sale de los ojos y de que realmente estás haciendo lo que te gusta.

-¿Ser tan conocida la hizo cambiar, le molesta la fama?
-No, para nada. Yo creo que lo soñé tanto tiempo que ahora lo disfruto al tenerlo y poder palparlo. Cuando vienen por un autógrafo yo digo: “Mil gracias por pedírmelo”, porque significa que estás, que la gente me reconoce y me quiere.

-¿Le tiraron el tarot alguna vez?
-Sí. Pero no era nadie que supiera.

-¿Le auguraron que iba a tener este éxito tan joven?
-Me hicieron una carta astral cuando era chica y me dijeron eso. Pero yo creo que ahí intuyeron que me gustaba el show business. No sé si en realidad tenían el poder para adivinar.

-¿Cree en los horóscopos?
-Sí, creo. Igual los leo y a los cinco minutos me olvidé lo que me iba a pasar (risas). Los Leo por curiosa.

-Usted dijo que ahorra todo lo que gana, ¿eso no es ser amarreta?
-Ahorro todo lo que gano, pero no soy amarreta para nada. Me propuse comprarme mi casa y junté para eso. Ganaba diez pesos y los guardaba. Esta adquisición fue muy fuerte para mí porque soy muy joven y mi familia es muy humilde. Ellos no me la hubiesen podido comprar: ni siquiera me podían ayudar a pagar el alquiler todos los meses. Por eso yo trabajé en un bowling, de vendedora, hice de todo porque yo quería vivir acá y mi familia me apoyaba en eso, pero no me podía ayudar económicamente. A pesar de que yo soñaba ser modelo, había que mantenerse. Así que lo que tengo no lo despilfarro. Hace poco dijeron que, como andaba en colectivo, era tacaña. Por día tengo que ir a siete u ocho lugares. Si todas las veces tomo un taxi, a un promedio de cinco pesos por viaje, estoy gastando mensualmente dos veces más de lo que gana mi mamá como costurera en La Pampa.

-¿Sigue viajando en colectivo?
-Si tengo tiempo, por supuesto.

-¿Y la gente se le acerca durante el viaje?
-No. Me pasa mucho que no me reconocen porque voy al gimnasio y no soy la misma chica que ven en la revista maquillada, peinada, con un vestido escotado. Pero si me agarra un horario en el que salen los chicos del colegio, todo el mundo me reconoce. Pero no pasa más de alguno que viene tímido a pedirme un beso. Y es halagador y divertido.

-¿Qué condiciones tiene que tener un hombre para que la atraiga?
-Tiene que hacerme reír y bancarse que yo tenga poco tiempo. Debería ser alguien que me quiera en serio, que no se enamore de Pampita sino de Carolina. Después que sea divertido. Me gustan las cosas simples: escuchar música, estar tirada en una plaza tomando sol. Disfruto mucho de la vida y quien esté a mi lado tiene que ser parecido en ese sentido. Y tiene que contenerme porque soy muy pasional y muy sentimental. Hay que bancarme.

-¿Pero cuál es la fórmula para conquistarla?
-Para conquistarme tienen que conocerme y tienen que valorarme. Eso es fundamental y me cuesta muchísimo.

-¿La gente no la valora?
-No es eso, me refiero a que vean que adentro hay muchísimo más para dar que lo que hay afuera. Importa mucho más mi interior que mi exterior.

-¿Le molesta que sólo se fijen en su físico?
-No, para nada. ¿A qué mujer no le gusta sentirse bien? No reniego de eso, al contrario. Pero que después vean que hay algo adentro mucho más fuerte que lo de afuera.

-¿Es celosa?
-Sí, soy celosa, por supuesto. Pero no de armar escándalo, nunca. Siempre simulo tener seguridad en el otro aunque en el fondo siempre una cosita tengo. Soy recelosa.

-¿Cómo se describiría a sí misma?
-¿Cómo es Carolina?
-Pasional, caprichosa, sentimental y celosa. Sensible, romántica, terca, muy dura, cuando quiero algo lo busco y, no me importa cómo, trato de conseguirlo. No me rindo nunca, tengo mucha fuerza. Soy muy familiera. Mis amigos me pueden, me sacan todo, se abusan (risas).

 

Otros sitios web del Grupo Publispain