Crisantemos, qué hacer tras la floración


11 Normalmente compramos los crisantemos cuando están repletos de flores o de capullos a punto de abrirse y normalmente los encontramos así en los comercios durante la primavera o el verano.

Si hemos adquirido plantas frescas, en buen estado y les damos los cuidados que necesitan es muy posible que esta floración se prolongue durante mucho tiempo. Conforme las flores se vayan marchitando es recomendable ir retirándolas, es una práctica aconsejable para que la planta luzca bonita y para que mantenga una floración vigorosa sin escatimar esfuerzos en producir semillas a partir de las flores maduras. Una vez agotada toda su floración lo ideal es podar la planta, esto se puede hacer cortando las ramas hasta dejarlas a una altura de unos tres o cuatro centímetros.

Los crisantemos rebrotan con facilidad y tan sólo tendremos que preocuparnos de ir pinzando la planta convenientemente para que ramifique y produzca más flores en estas nuevas ramas cuando llegue de nuevo su tiempo. Después de la poda hay que mantener un riego moderado de la planta, no tanto como durante la época de crecimiento pero tampoco dejando que la tierra quede totalmente seca. Cuando llegue el otoño estarán de nuevo a punto de florecer.

Los restos de la poda se pueden aprovechar como esquejes para obtener nuevas plantas..