Rosquilla negra, gusano del césped


11 Rosquilla negra, gusano del césped.

"El que quiere celeste, que le cueste", dice el viejo refrán, y esta máxima puede aplicarse perfectamente a la atención que tendrás que dedicar a tu césped natural si quieres verlo libre de las plagas que pueden arruinarlo. Principalmente de la rosquilla negra (Spodoptera littoralis), un odioso gusano que no se priva de aparecer en casi todas las variedades de césped, causándoles grandes daños: de hábitos nocturnos, la rosquilla negra se alimenta de las hojas y los tallos de la hierba, y si no se la trata a tiempo puede estropear hasta la más resistente de todas. Hay que tener mucho cuidado con la rosquilla negra cuando finaliza el verano y comienza el otoño -presta atención durante los próximos meses- porque sus ataques suelen ser rápidos y arrasadores.

Su presencia se identifica fácilmente porque causa manchas secas y marrones en la hierba, pero antes que remediar los daños es fundamental que realices un tratamiento preventivo que impida su aparición. En el Hemisferio Norte es aconsejable comenzar a prevenir la rosquilla negra a inicios de septiembre, con aplicaciones quincenales de pesticidas propios para su combate, que se repetirán de acuerdo a las indicaciones del fabricante del producto..