Corridas de toros: lo que pocos conocen (I)


11 Por qué hablamos tanto de las corridas de toros? Simplemente porque más allá del entretenimiento y lo que representan culturalmente, constituyen un acto de crueldad contra animales que no entienden por qué les pasa esto.

Pasamos a detallarlo: Los días previos a la corrida sufren el estrés del transporte, se los priva de agua y comida, se los golpea para debilitarlos y se le aplican gotas a los ojos para afectarles la visión...

Cuando finalmente llega el momento del espectáculo se sueltan a la plaza y el picador le clava repetidamente la puya, una lanza que destroza músculos, nervios, vasos sanguíneos. La puya abre agujeros en el animal que provocan gran dolor y sangrado. Luego el animal sufre el ataque con banderillas terminadas en arpones o ganchos, que quedan enganchadas en el lomo del toro desgarrando su carne. Como si esto fuera poco, atraviesan al toro con un estoque de 80 cm.

de largo y muy afilado, que en su entrada puede destrozar los órganos de un animal agotado, dolorido, asustado, y aún corriendo para de defender su vida. No dejes de leer la segunda parte, y tomemos conciencia de una vez, que el sufrimiento animal NO debe servir de entretenimiento..