Memoria de Elefante


11 Hay muchas pruebas de que los elefantes tienen una memoria e inteligencia sorprendentes.

Pueden aprender tareas y ejecutarlas con precisión y sin olvidarlas, como también pueden recordar a las personas que les han hecho daño (de esto se han percatado varios domadores de elefantes). En las regiones de gran sequedad, pueden recordar año tras año la ubicación exacta de pozos naturales de agua enterrados bajo el suelo reseco y distantes entre si por decenas de kilómetros.

Estos animales son capaces de reconocer la llamada de más de cien elefantes diferentes, aun cuando hayan pasado años sin estar en contacto, e incluso reconocen los huesos de los cadáveres de su misma especie, prestando especial atención a los miembros de su manada. Se ha comprobado que existe el duelo entre ellos, muestran reacciones dramáticas frente a los restos de sus congéneres, quedándose en silencio y tocándolos suavemente con sus trompas y pezuñas, y son capaces de volver a visitarlos, sin importar qué tan lejos se hallen y sin desviarse del camino. Una estudiosa de esta especie, Cynthia Moss, dijo: "realmente me atrevo a decir que son capaces de entender el concepto de la muerte"..