Los mejores seguros para el coche


11 Los mejores seguros de automóviles son aquellos que ofrecen las coberturas que el cliente necesita al precio más económico.

A la hora de decidirnos por un seguro u otro, además del precio, es importante tener en cuenta lo que queremos asegurar de nuestro vehículo en función de su estado y años de vida, así como la calidad de las coberturas ofrecidas por la compañía con la que vayamos a contratar. Demos un repaso por las distintas pólizas que ofrecen los proveedores de seguros para automóvil desde la más básica a la más completa sin olvidarnos de uno de los productos más novedosos y que promete ajustarse exactamente a lo que cada cliente necesita, la póliza flexible.  Seguro a terceros: El producto más básico y económico, que suele incluir en el contrato las siguientes coberturas: responsabilidad civil (pago de daños causados a terceras personas), defensa jurídica (defensa en juicios y reclamación a terceros cuando la culpa es de otro), seguro del conductor (indemnización por daños físicos en un accidente al conductor y asistencia sanitaria) y asistencia en viaje (servicio de grúa para el traslado del vehículo en caso de avería o accidente, y traslado de los ocupantes).

Además se pueden contratar dos variantes ampliadas de ésta como son: Terceros con Lunas (cubre cambio de los cristales delantero, trasero y lunetas laterales en caso de rotura, o su arreglo si fuera posible) y Terceros con cobertura de: lunas, robo e incendio. Seguro a todo riesgo con franquicia: Si nos decantamos por este tipo de póliza, en caso de accidente, hayamos tenido o no la culpa, la aseguradora se encarga de la reparación del vehículo. Este producto incluye una cobertura llamada de:?daños propios?, es decir, nuestro proveedor de seguros arregla el coche cuando la culpa es nuestra.

El seguro con franquicia es aquel por el que nos comprometemos a abonar una parte inicial de los daños que se produzcan en nuestro vehículo y el resto la compañía asegurada.

Aseguradora y cliente comparten riesgos. La principal ventaja de este tipo de seguros sobre el todo riesgo sin franquicia es que el costo de la prima es menor, sobre todo en la cobertura por daños propios. Está especialmente indicado para aquellos clientes que tienen coches de alta gama por los que tengan que abonar pólizas muy caras, para aquellas personas que casi nunca den partes o si nuestro coche tiene ya un par de años y no nos podemos permitir uno sin franquicia.

Sólo se puede aplicar una franquicia por siniestro, es decir que si en un accidente dañamos por ejemplo una aleta y uno de los grupos ópticos traseros, sólo se aplica una franquicia. Seguro a todo riesgo sin franquicia: Si quieres que tu coche esté totalmente cubierto ante casi cualquier incidencia deberás inclinarte por una póliza de todo riesgo sin franquicia, sin duda, la más cara de todas.

Lo único que la diferencia de la anterior es que en este tipo de pólizas no existe franquicia alguna, todo corre a cargo del proveedor del seguro. Recomendado cuando estrenamos vehículo. Un ejemplo es la póliza todo riesgo 100 de Mapfre, un seguro de coches que ofrece las coberturas más completas con ventajas añadidas, prestaciones mejoradas y vehículo de sustitución. En la actualidad, algunas de las grandes firmas proveedoras de este tipo de servicios apuestan por las pólizas flexibles.

En ellas, el cliente elige aquellas coberturas que precisa y paga sólo por ellas, lo que supone ahorrarse algunos euros en el precio final. Ejemplos de este tipo de pólizas son las ofrecidas por Reale Seguros, el Auto  Flexible de AXA o las pólizas Combinado Plus y Básico de MMT, entre otros. Lo normal es que el asegurado puede elegir entre tres líneas de producto según sus propias necesidades de cobertura. Imágenes Flickr de thienzieyung Motorspain.com .