Harry Potter y la pierda filosofal


11 En el 2001 se hizo la primera adaptación de la saga del joven mago creado por J.K Rowling Harry Potter y la piedra filosofal.

Éste libro era ya todo un best-seller cuando se llevó al cine, para alegría de sus fans; el encargado de la dirección fue Chris Columbus, el director de comedias como Solo en casa (1990) o Nueve meses (1995). Ésta primera película de Harry Potter es de las mejores, sobretodo por el componente de novedad.

Por fin vemos los rostros de Harry (Daniel Radcliffe), Hermione (Emma Watson) y Ron (Rupert Grint), a los que durante los siguientes años, y las siguientes películas hemos visto crecer. Se escogieron actores desconocidos, que ahora son verdaderas estrellas.

Sinceramente, las primeras imágenes de el colegio den el castillo de Howards, son increíbles, y mágicas, nunca mejor dicho.

El trabajo de escenografía es fantástico, y han conseguido contentar hasta a los fans más recelosos. Especial mención se debe hacer también a la elección de John Williams para la banda sonora, quién consigue poner la música perfecta para a este mundo de fantasía. Como adaptación, la película creo que está francamente conseguida.

El valor de la saga de J.K Rowling, no es ni mucho menos casual; la escritora ha conseguido combinar mitologías varias, literatura fantástica y modernidad a la perfección.

Harry Potter por ello puede gustar a todo el mundo, grandes y pequeños, seguidores del género fantástico y otros que no lo son tanto. Esta película es solo la punta del iceberg de la enorme y exitosa franquicia de Harry Potter. Tal vez por eso, como ya ocurría en el libro, nos resulta más cine de niños, más inocente y dulce que las que vendrían después.

Ahora, esperando el final de a saga y con siete años pasados, esta sensación es aún mayor, pues los pequeños magos ya son adultos y nos resultan tan cercanos como si fueran viejos amigos a los que hemos visto dar el estirón. .