Sexo en la Madurez, todo los consejos, información y datos para que pueda vivir a pleno su sexualidad en cualquier época de su vida sin correr riesgos, preguntas frecuentes y mucha información sobre lo que hay que tener en cuenta con el Sexo en la Madurez

SEXOLOGIA

  - El Beso
- La Caricia
- La Virginidad
- Sexo en la Madurez
- Sexo Seguro
- Sexo sin Amor
- Sexo sin Temor
- Salud Sexual
- Anticonceptivos
- Kamasutra
- Sexo Tantrico
- Diccionario
- Foro
 
 

SEXO EN LA MADUREZ

Sexo en la tercera edad

El deseo sexual no desaparece, pero es necesario aceptar los cambios físicos y adaptarse a ellos para vivir una sexualidad plena.

Hasta hace pocos años se identificaba el envejecimiento con una disminución del interés sexual, pero los médicos aseguran hoy día que ambas situaciones no tienen por qué estar relacionadas. Hombres y mujeres sufren cambios fisiológicos que condicionan la práctica del sexo, pero la pérdida del deseo se debe más a ciertos factores psicológicos, estereotipos, miedos o falsas creencias. Además de los problemas físicos, también el uso de algunos fármacos muy habituales en la tercera edad pueden dificultar las relaciones sexuales. Todas estas alteraciones tienen solución gracias a eficaces tratamientos que ofrece la medicina actual, pero para disfrutar plenamente del sexo se requiere sobre todo un cambio de mentalidad y aceptar los cambios propios de la edad.

Aunque no es lo usual, también hay quien acepta esta etapa fisiológica con serenidad y curiosidad y su principio vital es: Bien, ha terminado una fase, veamos qué nos depara el futuro.

La fase que sigue a la menopausia se revela para muchas parejas como uno de los periodos más felices de la armonía sexual. Desvinculados del binomio sexo-procreación, pueden vivir las relaciones sexuales con más libertad que nunca. En primer lugar, lo único que se persigue es el placer recíproco, expresar el cariño y el deseo que se siente por el otro. El hecho de no tener que tomar precauciones para evitar un embarazo no deseado abre nuevos horizontes.

La rutina no debe apagar el deseo de vivir la relación con el mismo entusiasmo que en los primeros tiempos.

Cada edad tiene riquezas que ofrecernos y vivir plenamente significa saber apreciarlas y disfrutarlas. Quienes viven mal la sexualidad en su etapa de la madurez son aquellas personas que se han quedado limitadas a un modelo juvenil o incluso adolescente de las relaciones amorosas y sexuales.

Otra cosa es conocerse, gustarse porque se sabe todo del otro, haber profundizado en todos los aspectos y posibilidades del encanto amoroso. La sexualidad en la madurez ofrece a las parejas experimentadas esta riqueza. Se conocen hasta en los detalles más mínimos, cada uno tiene una experiencia completa del cuerpo del otro, sabe exactamente cómo darle placer. Basta con un gesto, una mirada, una sonrisa para desencadenar la magia que lleva a alcanzar el máximo gozo.

Si se deja que hablen los cuerpos, el sexo maduro da respuestas extraordinarias en intensidad y satisfacción. Todo está permitido, todo es posible. Ahora más que nunca.

Como Actuar?

La sexualidad debe vivirse en ésta época, como en todas, con comprensión y, lo que es más difícil, con aceptación. Integrando los cambios inevitables e incorporándolos a la actividad sexual de forma positiva, la frecuencia, el tiempo dedicado a las caricias y a la estimulación. Superando los condicionantes culturales, la aspiración de ver ancianos sin interés sexual, el "abuelito" que sólo lee el periódico y juega al tute, y la "abuelita" que sólo hace ganchillo y un bizcocho buenísimo.

La sensibilidad hacia los cambios del otro miembro de la pareja harán más satisfactoria para ambos la relación, dialogando y compartiendo las experiencias diarias, como a cualquier edad.

La sexualidad no debe interpretarse como rendimiento cuantitativo. La valoración de la cantidad de coitos o de orgasmos sólo es propia de la sexualidad inmadura. Aunque también conviene buscar la manera en que la actividad sexual coital sea tan satisfactoria como siempre, o más. Y para ello es fundamental el hablar de nuestras limitaciones con el médico que nos ayudará en el ajuste de los medicamentos que puedan ser modificados, en la solución de los problemas que sean solucionables. A veces es tan sencillo como una crema de estrógenos para lubrificar y vitalizar la mucosa vaginal de la mujer, y otras no tan sencillo desde la utilización de los últimos tratamientos farmacológicos como el Viagra y las inyecciones intracavernosas (siempre con valoración de su médico), hasta ayudas externas como las bombas de vacío y las prótesis. Siempre solicitar aclaración de todas nuestras dudas, sin ninguna verguenza. Y, por supuesto, nunca...¡NUNCA! aceptar la frase "¿Y a su edad qué quiere...?

[Ver más sobre Sexo en la Madurez >]

 

Otros webs recomendados

Consolas - Humor Spain - Cine - Yoga  - Antivirus - PSP - Xbox - Pueblos y Ciudades - Pasion de Gavilanes - El Código da Vinci - Dani Pedrosa - Rafa Nadal - Valentino Rossi - Metropoli Global - Kimi Raikkonen - Metodo Pilates - Dietas - ADSL - Sexologia - Sexo en nueva York - Balnearios

Alguna de las imágenes y archivos han podido ser recopiladas por la web si alguna tiene copyright rogamos nos lo comunique y será retirada.
Este
es un web del Grupo Publispain